miércoles, 27 de abril de 2016

Vacaciones en Paz Saharauis



Vacaciones en Paz es un proyecto de acogida temporal de niños/as saharauís durante los meses de julio y agosto a la petición expresa del gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

La actual crisis económica está complicando un poco más el programa anual ‘Vacaciones en Paz’ que cada año permite la acogida durante los meses de verano de alrededor de 8.600 niños y niñas saharauis que se distribuyen por las comunidades autónomas españolas. Actualmente, las distintas asociaciones de ayuda y solidaridad con el pueblo saharaui están trabajando, según ha informado la comisión estatal de este programa, en la búsqueda de las familias de acogida y para reforzar su trabajo, lanzan la campaña Acoge una sonrisa.
Según entienden los promotores del programa, para los saharauis ésta es la única oportunidad de salir del desierto en unos meses muy duros, los del verano, "cuando las temperaturas superan diariamente los 50º C". La visita a España se contempla como "un premio por sus buenas notas en el colegio" y aseguran que los niños esperan estos meses "con verdadero entusiasmo". Las edades de los menores que participan en este proyecto oscilan entre los 7 y los 12 años.
El programa ‘Vacaciones en Paz’ es uno de los más arraigados en todo el Estado ya que se crean vínculos "muy fuertes" entre las familias de acogida, los niños y sus propias familias en los campamentos de refugiados de Tinduf, en Argelia.


Si no hay ningún problema, los niños repiten con sus familias de acogida mientras están en el rango de edad que les permite participar en el programa, aunque para casi 2.000 niños del total que llegue este año a España, será su primera salida del desierto.
Entre las ventajas que la comisión estatal pone de relieve respecto al programa ‘Vacaciones en Paz’ están el hecho de que los niños completen su dieta, normalmente insuficiente, ya que difícilmente en los campamentos comen verdura, pescado o carne. Además, gracias a diferentes convenios firmados con las administraciones de cada CCAA, los niños pasan diferentes revisiones médicas para detectar si hay algún problema de salud, aunque la mayoría de éstos suelen ser anemias o problemas estomacales.
VACACIONES EN PAZ
Se trata de un proyecto de acogida de niños de los campamentos de refugiados saharauis durante dos meses en verano.
Los objetivos de esta campaña son los siguientes:
Ausentarse durante un corto espacio de tiempo de los campos de refugiados, ya que allí se dan unas condiciones durísimas en ese período;
Dar a todos la posibilidad de tener una experiencia única, conocer una nueva cultura, un nuevo idioma, unas nuevas costumbres,…
Someter a los niños a revisiones médicas periódicas, lo que les dará una oportunidad para crecer más sanos.
A las familias españolas no sólo les da la oportunidad única de conocer de primera mano una cultura diferente. La acogida de un niño saharaui nos permite hacer una buena obra y nos da la oportunidad de transmitir a nuestros hijos unos valores personales únicos, basados en la tolerancia, el respeto a los demás, la generosidad, la convivencia en paz,…
POR QUÉ ACOGER A UN NIÑO SAHARAUI
Acoger a un niño saharaui es una experiencia única y no exenta de dificultades. Cualquier familia que decida realizar este esfuerzo debe saber que, en realidad, no está haciendo sólo una buena obra. Todos oímos en multitud de ocasiones que es una lástima traer a estos niños a España, para que durante dos meses gocen de comodidades y disfruten de lo más elemental y luego, al volver, retornen de nuevo a una vida llena de carencias.
En realidad no es así. Es muy importante que estos niños vengan a España durante el verano. El programa “Vacaciones en paz” se pone en marcha en la época en la que los niños españoles no tienen colegio, lo que permite a los niños saharauis y a los españoles un intercambio cultural extraordinario y les da a unos y a otros la oportunidad de contactar con una cultura distinta, con personas diferentes, con otras costumbres,…. Conocer esta realidad hará más tolerantes a nuestros hijos.
Pero no es esto lo más importante. En los dos meses de verano se producen en la ‘Hamada’ argelina, la zona en la que se ubican los campos de refugiados saharauis, temperaturas de más de 50 º C a la sombra. La deshidratación, la escasez de alimentos,… provoca un empeoramiento de la salud de estos niños, que no pueden crecer en las mismas condiciones que cualquier otro.
Pero aún hay más. Quizá el aspecto más importante de la campaña “Vacaciones en paz” es el programa sanitario que los responsables de la campaña han diseñado. Este programa, que se realiza en colaboración con las autoridades sanitarias de cada Comunidad Autónoma y de cada Ayuntamiento, permite que todos estos niños sean sometidos a reconocimientos médicos cada vez que vienen a España. Estos reconocimientos anuales hacen posible que los niños saharauis disfruten de una vigilancia periódica de su salud, lo que les da, al mismo tiempo, más oportunidades para tener un crecimiento normal.
Durante los dos meses que están en España, los niños saharauis son sometidos a revisiones de la vista (dañada por el tremendo sol del Sahara), del oído, de sangre y orina,…. Cualquier anomalía detectada por los médicos permite diseñar el tratamiento idóneo para que este niño pueda superarla con éxito.
DOS MESES DE CONVIVENCIA
La convivencia de los niños saharauis con niños españoles en España no está exenta de dificultades. A finales de junio, unos 6000 niños y niñas llegarán a España. Hacen falta familias que les acojan en algunas comunidades autónomas españolas. Durante dos meses, estos niños saharauis serán sometidos a los reconocimientos médicos antes señalados, ocuparán un espacio en nuestras casas, convivirán con nuestros hijos, compartirán un espacio importante de nuestra vida,…
En definitiva: Acoger a un niño exige un esfuerzo que sólo se puede realizar con generosidad y con comprensión. El niño saharaui tiene otras costumbres, otra cultura, otro idioma,… Él, sin duda, realizará un esfuerzo enorme por adaptarse a nosotros, pero nosotros también debemos acogerle como merece.
Los niños saharauis son personas extraordinarias: serviciales, amables, obedientes, tolerantes…. Se trata de niños que van a poner mucho de su parte. La convivencia, como todas, tendrá en algunos casos, choques, como en cualquier convivencia, pero no estará exenta de enormes satisfacciones.
EL RETORNO
Los niños saharauis pasarán dos meses en España que sin duda les servirán. Con una salud mejor y con una periódica vigilancia médica, con más vitalidad y mejores alimentos, con nuevos amigos y la sensación de tener una familia española, con una vivencia única, con la oportunidad de aprender un nuevo idioma (el español),… el niño saharaui regresará a su casa a finales de agosto.
Será, sin duda, un momento duro para todos. Sin embargo, no hay que pensar que los niños saharauis se van para ser unos desgraciados. Les estamos dando en España una oportunidad para crecer más sanos y ellos vuelven a casa deseando ver a su familia.
Para acoger a uno de estos pequeños, las familias interesadas tienen que ponerse en contacto con la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara, en el teléfono 91 531 76 04, o en la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de su localidad, y allí les informarán en detalle de los pasos a seguir para disfrutar de este Programa.

Vacaciones en Paz Saharauis

Jornadas Europeas del Patrimonio 2015

La Plaza de Toros de Villaluenga

Ciudad Romana de Acinipo

Que la Vida es un Carnaval

Cádiz de la Sierra al Mar